Adiós a la melena, por una buena causa.